martes, noviembre 20, 2007

‘Dulce’, una perra abandonada y ciega, busca quién la acoja




La perrita 'Dulce' sufre ceguera y sarna. Comunidad de Madrid. Fue encontrada en el andén de la carretera M-313, cerca de Chinchón.

El animal estaba desnutrido, ciego y con sarna muy extendida.
Se recupera en el Centro Integral de Acogida de Animales.

Su nombre es Dulce y fue encontrada en el andén de la carretera M-313, cerca de Chinchón. La perra, bautizada así por su afabilidad, presentaba señales evidentes de abandono: desnutrida, ciega y con sarna muy extendida.

El animal se recupera en el Centro Integral de Acogida de Animales y, debido a la imposibilidad de encontrar a sus dueños, la Comunidad busca padres adoptivos para ella. Los interesados pueden acudir a www.madrid.org/proteccionanimal.

domingo, noviembre 04, 2007

DIARIO DE UN PERRO

El mendigo y el perro - Relato

Blancos copos de nieve caían sobre una acera poco cuidada, en una ciudad a la que nadie le importa ya el nombre. Sobre el sucio asfalto muchos rostros anónimos caminaban mientras miraban con indiferencia a su alrededor, pero sobre todo a un anciano señor que reposaba en el suelo, cobijándose del frío en un portal. Un letrero: “Por favor algo para comer” escrito con tinta deleble y borrosa por las gotas de lluvia caídas de antes. Un escabroso gorro le cubría sus canosas melenas que se movían con el son del viento, debajo de sus labios una barba si cuidar, su rostro, triste, sus ojos, fríos, tal y como la nieve que lograba quedarse en la acera y no era aplastada por las pisadas de gente “media”. Él intentaba clavar la mirada en alguno de aquellos transeúntes, pero todos se la rechazaban, entonces se quedó atónito contemplando como los fríos copos de nieve flotaban por el aire con una libertad impresionante. El ruido de una moneda al chocar contra las pocas que reposaban en otro gorro en el suelo le espabiló.

-¡Muchísimas gracias!-exclamó el vagabundo.

El señor acabó perdiéndose de vista entre la calle, al igual que los últimos rayos del sol desaparecían tras grises nubes, se aproximaba la noche, fría, cruel y sola, típica de invierno. Con las monedas entró al bar más cercano a pedir un bocadillo. De nuevo en el portal acurrucado en su vieja manta el mendigo empezó a comer mientras miraba fijamente como la luminosidad de las farolas iban atenuando a más oscuro. Poco a poco la calle se fue quedando si gente, la hora a nadie le importaba. El vagabundo reclinó la cabeza sobre la pared y cerró sus ojos intentando descansar mientras los copos de nieve le cubrían poco a poco la cara. Escuchó un ladrido, poco a poco fue abriendo sus ojos, frente él un cachorro labrador de apenas una semana le miraba fijamente, el mendigo se arrodilló ante él totalmente incrédulo.

-¿Qué haces solo en una noche tan fría? Eres lo último que me podía imaginar ¿Tus dueños, los has perdido? -preguntaba sabiendo que no iba a obtener respuesta, el perro lo miraba directamente a los ojos, ambos rostros eran tristes- No tengo mucho que ofrecerte, pero mejor en compañía- cogió al perrito en brazos y lo llevó hasta el portal, con cuidado se sentó y lo colocó en sus piernas, poco a poco lo cubrió con la manta dejando al aire su cabeza. El perro cerró los ojos y se durmió, el mendigo los cerró también y se dedicó a pensar, lentamente se fundió en sus sueños.

Ambos despertaron con los primeros rayos del amanecer tras una nube grisácea típica de un invierno frío.

-¿Tienes hambre? –preguntó el vagabundo sin esperar respuesta- toma este trozo de pan que me sobró de ayer- mientras el perro lo comía le dijo- ya lo siento pero he de dejarte, no soy buen dueño para ti- el mendigo se levantó y dejó al perro en el portal. De fondo se escuchaban los sollozos del cachorrito, y el mendigo lo miró directamente hacia sus tristes ojos- anda ven.

Pasaron el día de calle en calle, ganándose alguna monedilla por tocar una melodía con la flauta, el perro le hacía compañía en todo momento, pasaron las horas, y volvió la noche, esta vez en un banco del parque descansaron cubiertos por esa vieja manta, haciéndose compañía el uno al otro, siendo ambos sus mejores amigos.

Si algo caracteriza a los mendigos es su rutina, pasaron los días, y para el vagabundo se le pasó la semana como unos minutos, ahora detestaba la soledad, quería a su fiel amigo el perro, sin nombre, igual que el mendigo, solos y olvidados, tal para cual. En el mismo parque dormían todas las noches, totalmente rutinarios.

La noche era fría, como cualquier otra, el vagabundo no se sentía con ganas de comer y le dio la mitad del bocata al cachorro. Ya no le hablaba, sabía que era inútil, pero amaba su compañía más que su vida. El perro apoyó su cabecita en la rodilla del mendigo mientras este perfeccionaba una almohada con sus pocos harapos, con cariño cubrió al perro rutinariamente con la vieja manta dejando asomarse su pequeña cabeza, sus ojos se fueron cerrando al igual que los del mendigo.
Su última noche. A la mañana siguiente el cachorro se levantó antes que su dueño, y corriendo entre el cuerpo del vagabundo llegó a su cabeza, la empezó a lamer, pero no se despertaba, siguió lamiendo la cara durante un rato y se percató de la situación, comenzó a ladrarle, pero aquella persona no reaccionaba, los sollozos del perro cada vez se hacían más fuertes y dándolo todo por perdido volvió a las piernas del mendigo por debajo de la manta, y allí se quedó acurrucado entre sus piernas y llorando en el interior por el que había sido su mejor amo, y amigo.

Permanecieron olvidados durante mucho tiempo y el mendigo nunca más despertó, olvidados como lo habían sido ambos durante toda su vida, solo recordados el uno por el otro.

Entre más conozco al hombre, más quiero a mi perro... Maltrato=NO

En este video podrán ver las atrocidades y cruedad que sufren los animales, en manos del hombre... También los maltratos que sufren los animales que están en los circos, las peleas de perros, los toros, etc.





Matanza y maltrato a los animales.

En este Vídeo tan horrible, puede verse con que friadad van eliminando a los perros y gatos, una masacre impresionante.

"Los perros somos los mejores amigos del hombre pero desgraciadamente a veces los hombres no son nuestros mejores amigos."



Actividades y convocatorias animalistas

Matanza de perros en Coyhaique
Cyberfuna y funa. (información recibida de CEFU) Nos vemos en la penosa tarea de informarles lo siguiente: Hace algunos días atrás, proteccionistas de Coyhaique, dieron aviso sobre la planificación de nuevas matanzas de animales, mala decisión tomada por el Municipio de esa ciudad. Esta denuncia fue acogida por CEFU, quienes actualmente están ayudando a quienes intentan evitar que esta matanza ocurra, por medio de activismo y fundamentos legales entregados por los abogados de esta coalición. Existía una data de perros sanos ya capturados y por lo mismo, esta mañana se iba a intentar un rescate para evitar la eutanasia de todos ellos.
Lamentablemente, hubo filtración de información sobre el rescate y las autoridades fueron alertadas. Por cuanto, al llegar los proteccionistas rescatistas, los caniles ya estaban vacíos... fueron ELIMINADOS EN SU TOTALIDAD.

Pese a ser una vil masacre y más encima ilegal municipios en todo Chile insisten en recurrir a la matanza como supuesto medio de solucionar problemas, siendo que la esterilización masiva, adopción y adopción de perros puede solucionar la sobrepoblación de animales en una forma ética. Desde este lunes comenzó una cyberfuna a la municipalidad de Coyhaique, enviando mails informativos y corteses donde se presenten argumentos claros de por qué matar no es la solución, mails al juzgado local con peticiones de que se haga justicia, ya que esto es un CRIMEN, y llamados a la prensa local a que aborden el tema con la seriedad que necesita.
ALCALDE - David Sandoval Plazae-mail : davidsandoval@coyhaique.cl - alcalde@coyhaique.cl
fono: (56-67) 213105
TELEFONO MUNICIPAL(67) 213104-213105-232100-232101-213301 FAX (67) 231788-231119PÁGINA WEB MUNICIPAL http://www.coyhaique.cl/
EMAILS MUNICIPALES (Gobernador, Intendenta, Concejales, etc ) carlosaraneda@coyhaique.cl, gcoyhaique@interior.gov.cl, intgcibanez@interior.gov.cl, hernanrios@coyhaique.cl, franklinhernandez@coyhaique.cl, joaquinsoto@coyhaique.cl, pazfoitzich@coyhaique.cl, marciaraphael@coyhaique.cl, macossandoval@coyhaique.cl, marcossandoval@coyhaique.cl, contacto@aremu.cl, ricardogonzalez@coyhaique.cl, aseoyornato@coyhaique.cl, serviciosurbanos@coyhaique.cl
JUZGADO DE POLICIA LOCAL - COYHAIQUEjuez@coyhaique.cl , juzgado@coyhaique.cl
MEDIO DE COMUNICACION - PRINCIPALES EN COYHAIQUEcontacto@radiosantamaria.cl, contacto@diarioaysen@.cl, atrautmann@australtemuco.cl, ssandoval@australtemuco.cl, soto@australtemuco.cl, msanchez@australtemuco.cl, psandoval@australtemuco.cl, landradesl@australtemuco.cl, hcarcamo@australtemuco.cl, grodriguez@australtemuco.cl
Aquí les muestro uno de los videos de la campaña Shac, que busca el cierre del laboratorio de experimentación en animales HLS

video

Más información: Coalición por los Derechos Animales - CDA

Se cumple 50 años, del vuelo sin retorno espacial, de la perrita Laika.

Ahí aparece Laika, una pequeña perra reclutada en las calles de Moscú y que fue entrenada durante varios años para viajar a lo desconocido. Laika había sido seleccionada entre centenares de canes porque cumplía con los requisitos físicos -menos de 6 kilos y 35 centímetros de altura-, pero también por su resistencia. Los científicos rusos pensaban que un perro callejero acostumbrado a luchar diariamente por la supervivencia soportaría mejor los entrenamientos que un perro de raza.




La suerte de Laika estaba echada: la perra nunca regresaría a la Tierra y sacrificaría su vida para demostrar la resistencia de los seres vivos a los condiciones de ingravidez.
Laika viajó en el interior de una cabina provista de un arnés especial para combatir los efectos de la ingravidez, bebió agua a través de unos dispensadores e ingirió alimentos en forma de gelatina.
Al parecer, los científicos tenían intención de quitarle la vida tras varios días de órbita, pero un fallo técnico provocó un aumento de la temperatura en el interior de la nave y frustró sus planes.
Laika, que murió a los 10 años de edad, fue el último perro en ser enviado al espacio en una nave sin sistema de retorno.
La URSS anunció que el animal se comportaba bien y que se encontraba en calma realizando su vuelo espacial y que en pocos días Laika volvería a la Tierra descendiendo a bordo de la cápsula del Sputnik 2 y posteriormente en paracaídas. La realidad sería muy diferente.
Lamentablemente, no había manera posible de que este animal pudiese volver a la Tierra vivo, pues aún no se sabía cómo retornar una cápsula a la Tierra y que sobreviviese un ser vivo a bordo de ésta. Los ingenieros rusos planearon mantener a Laika unos 10 días con vida hasta que las reservas de oxígeno se agotasen. (...)